La política de inclusión desde las aulas implementada por la Alcaldía ha permitido prestar servicios educativos especiales a 1.047 estudiantes con condiciones de discapacidad como sordera, baja visión o ceguera, autismo, trastornos cognitivos o dificultades físicas de movilidad.

Para garantizar una educación de calidad a estos niños, niñas y jóvenes, la Alcaldía Municipal tiene habilitadas 5 instituciones educativas en las cuales se atiende a toda la población con necesidades pedagógicas especiales.

De tal manera, con el propósito de beneficiar a cerca de 94 estudiantes con discapacidad auditiva, la Administración contrató a 33 intérpretes y psicólogos certificados por la Asociación de Sordos del Tolima. Estos profesionales prestan servicios personalizados en diferentes colegios de la ciudad.

Además de esto, la Alcaldía está adelantando un proyecto por $2.271 millones para construir las nuevas instalaciones de la Institución Educativa Niño Jesús de Praga sede ITSOR, plantel que será el primer colegio del país especial para sordos que estará incluido en el programa de Jornada Única Escolar.

“Esta sede educativa tendrá condiciones aptas para atender a la población sorda. Este proyecto ya se encuentra radicado en una curaduría urbana para obtener la licencia de construcción e iniciar las obras este mismo año”, dijo Tatiana Aguilar, secretaria de Educación.

Con estos recursos se construirán 6 aulas con diseños especiales para facilitar los procesos académicos. Este colegio también contará con baterías sanitarias, salón múltiple, comedor, cocina, zona administrativa, sala polivalente, biblioteca e internado con capacidad para atender a 72 estudiantes.

En cuanto a los estudiantes con discapacidad visual, la Secretaría de Educación está atendiendo a cerca de 79 estudiantes que requieren del apoyo de docentes especializados para acceder a servicios educativos de calidad.

“Nosotros tenemos firmado un convenio por $400 millones con la Asociación de Invidentes del Tolima. A través de esto, estamos brindando educación a todos los estudiantes con discapacidad visual que están inscritos en nuestras instituciones”, aseguró Aguilar.

Los planteles en los cuales se está atendiendo a los estudiantes ciegos son la Escuela Normal Superior de Ibagué (jornada diurna), Simón Bolívar y Joaquín París (jornada nocturna).

En el mismo sentido, vale mencionar que la Secretaría de Educación destinó $80 millones para adelantar arreglos locativos y mejoras en la infraestructura de la Institución Educativa Jorge Eliécer Gaitán sede ITEE, en donde se prestan servicios a estudiantes con discapacidad cognitiva.

“Todas estas estrategias las estamos implementado porque nuestra política es no discriminar y apoyar a estas poblaciones desde las aulas y desde la propia Administración. Esto lo hacemos para que todos y todas puedan acceder a un buen servicio educativo”.