Este año, la Secretaría de Gobierno tiene proyectado invertir $120 millones para reparar la infraestructura de 8 corregidurías. Esto permitirá mejorar el acceso a la justicia y a los servicios policiales por parte de los habitantes de la zona rural de Ibagué.

Las corregidurías que recibirán intervención están ubicadas en Toche, Laureles, Dantas, San Bernardo, San Juan de la China, Carmen de Bulira, Totumo y Villa Restrepo. Allí, los campesinos podrán dirimir de manera pacífica sus conflictos y adelantar trámites relacionados con la Alcaldía Municipal.

“Con esto buscamos mejorar la atención de los ciudadanos en la zona rural. Esperamos que estas obras puedan ser entregadas este mismo año para garantizar una presencia institucional fuerte en estos sectores”, aseguró Daniel Soto, secretario de Gobierno.

Estos recursos serán utilizados para adelantar mantenimientos locativos, reparar redes eléctricas y adecuar los sistemas hidrosanitarios. Asimismo, cada corregiduría contará con espacios modernos y aptos para la atención de los ciudadanos.

Es de resaltar que la Administración Municipal ya entregó las obras de reparación de la corregiduría de Tapias, en donde se invirtieron $16 millones para recuperar un espacio que se encontraba en estado de abandono desde hace varios años.

Las corregidurías son autoridades administrativas y de policía que tienen como objetivo principal controlar las actividades relacionadas con el orden público y la seguridad de los ibaguereños que habitan en el campo.