Como un paso de gran importancia para el país y la humanidad, calificó este lunes el Presidente Santos la ampliación del área protegida del Parque de Chiribiquete, así como la delimitación de la reserva forestal Serranía La Lindosa.

Esta maravilla natural del país, declarada este domingo por la Unesco como Patrimonio Cultural y Natural de la Humanidad, alcanzó un total de 4.268.095 hectáreas protegidas. Así mismo, fue definido el límite del área protegida de la Serranía La Lindosa, que cuenta con aproximadamente 70 mil pinturas de arte rupestre de estilo hiperrealista.

Con la oficialización de 1’486.676 hectáreas protegidas el Parque Nacional Natural Serranía de Chiribiquete es desde hoy el área salvaguardada más grande de la Amazonia colombiana con un total de 4.268.095 hectáreas, lo que constituye un logro trascendental en la política ambiental del Presidente Juan Manuel Santos.

“Es un paso realmente importante para este parque, para Colombia, para nuestra política ambiental y para la humanidad”, declaró el Mandatario este lunes desde el sitio arqueológico Cerro Azul, ubicado en la Serranía de La Lindosa.

Como un paso de gran importancia para el país y la humanidad, calificó este lunes el Presidente Santos la ampliación del área protegida del Parque de Chiribiquete, así como la delimitación de la reserva forestal Serranía La Lindosa.

“A partir de hoy en su área protegida proveerá el 60 por ciento del agua superficial de toda la Amazonia colombiana”, subrayó.

Recordó que “el Parque de Chibiriquete es tal vez el centro de biodiversidad más importante del mundo” e insistió en que desde el inicio de su gobierno la conservación del medio ambiente ha sido prioritaria.

Así mismo, dijo que el Parque de Chibiriquete almacena más de ‘ 450 millones de toneladas de carbono en la copa de los árboles. Se van a proteger muchísimas especies, esta es un área realmente rica en biodiversidad, más de 700 especies de plantas y unas que están en peligro y que vamos a protegerlas y vamos a restaurarlas que son tan nuestras, la ceiba’.