Un convenio por cerca de mil millones de pesos, firmado entre Cortolima y el municipio de Palocabildo pondrá fin a los problemas sanitarios y de salud pública que afrontan aproximadamente ochocientas personas que habitan los barrios “Gualí” y “el Carmen” y que actualmente realizan vertimientos directos de aguas residuales sobre la quebrada “Chispero” de esta localidad.

 Para este proyecto Cortolima aportará el 88.87% ($828.441.828,90) de recursos de la línea estratégica Nº 1 del Plan de Acción Cuatrienal, denominada como “Agua Para la Vida y el Desarrollo”, y el municipio lo equivalente al 11.13% ($ 103.730.414).

 Las obras consistirán en la construcción de un conjunto de estructuras hidráulicas a través de las cuales se intersectarán las aguas negras de estos sectores; una de las estructuras más significativas será el colector principal donde se establecerán pozos de inspección y conexiones intradomiciliarias en cada vivienda; otros puntos contemplados en el convenio son los preliminares como localización y replanteo topográfico, cargue y retiro de sobrantes hasta 8 Km a mano, rotura y demolición pavimento rígido y canales, rellenos con material seleccionado proveniente de excavación o de préstamo Compactado, entre otros; las excavaciones a mano, suministro e instalación de red sanitaria, accesorios de alcantarillado, pozos de inspección y obras complementarias

 Cortolima busca por medio de estas obras disminuir el impacto negativo ocasionado por el manejo erróneo de vertimientos a en afluentes hídricos y así mejorar la calidad de vida de los Palocabildences.