Las canchas sintéticas en donde se expendan bebidas embriagantes podrán recibir sanciones que van desde la suspensión temporal de la actividad por 7 días hasta el cierre definitivo del establecimiento comercial. Con este se busca prevenir conductas que alteren la sana convivencia.

Para regular esta situación, la Alcaldía expidió el pasado mes de noviembre el Decreto 1008 del 2018, por medio del cual se prohibió la venta y consumo de licor en espacios deportivos en los cuales es usual la presencia de menores de edad.

“Queremos reiterar que ya existe un decreto que brinda herramientas a la Policía para que haga controles en estos establecimientos. Dicho documento establece la restricción para la venta de bebidas embriagantes en estos sitios recreativos”, señaló Juan Manuel Lozano, secretario de Gobierno.

De acuerdo con el artículo 92 del Código Nacional de Policía y Convivencia, los establecimientos que realicen actividades diferentes a las contempladas en su razón social serán objetos de sanciones como el cierre temporal o definitivo, y multas desde $254.872.

Así las cosas, para evitar que se generen problemas de convivencia, riñas y accidentes de tránsito a causa de la embriaguez, la Policía Metropolitana y la Alcaldía ya están diseñando un plan para incrementar los controles en estos establecimientos.

“Desde la Alcaldía estamos adelantando un proceso de articulación institucional para adelantar los respectivos operativos de control. Sin embargo, cabe mencionar que la competencia es de la Policía y de los inspectores”.

También es necesario reiterar que el mencionado decreto establece que las canchas sintéticas que estén ubicadas en zonas residenciales solo pueden funcionar entre las 10:00 de la mañana y las 10:00 de la noche, de lunes a domingo.

Asimismo, los establecimientos que estén ubicados en sectores no residenciales pueden prestar los servicios todos los días desde las 8:00 de la mañana hasta las 12:00 de la medianoche.