El procesado Jesús David Santomifio Celis, fue cobijado con medida de aseguramiento en centro de reclusión por los delitos de concierto para delinquir agravado —por darse para narcotráfico— y lavado de activos. Este hombre de 26 años, quien no aceptó los cargos imputados por el ente acusador, estaría presuntamente relacionado con la media tonelada de marihuana tipo creepy que se halló camuflada en el bus de turismo, accidentado el pasado 14 de agosto en la frontera con Ecuador, en el que murieron 24 personas, entre ellas alias ‘la Cucha’, quien al parecer custodiaba la sustancia.

Santofimio quien fue capturado en el centro de Florencia (Caquetá) su ciudad natal, la noche del miércoles 22 de agosto por servidores del CTI de la Fiscalía , fue trasladado a la capital del Tolima donde se le sindica de ser uno de los mayores expendedores de estupefacientes en los sectores más vulnerables de Ibagué.

Antecedentes

La Fiscalía General de la Nación a través de un delegado adscrito a la Unidad Regional Antinarcóticos de la Seccional Tolima, viene adelantando la investigación en contra del grupo delictivo denominado ‘Los Mercaderes de la Frontera’, y que precisamente fue impactado el fin de semana anterior con la captura de varios de sus integrantes.

Como resultado de las interceptaciones telefónicas previamente autorizadas por un juez de garantías, se logró determinar que Santomifio Celis, quien usaba como fachada la de prestamista ‘gota a gota’, a través de una empresa llamada Inversiones Caquetá, realmente sería un traficante de drogas que desde julio del presente año venía hablando de un negocio grande con personas que contactaría en Pereira (Risaralda) y Cali (Valle del Cauca), socios de alto nivel en lo que tiene que ver con el tráfico de estupefacientes a gran escala.

Ese negocio, según se estableció, era el del ‘narcobus’ que finalmente no pudo llegar a su destino al verse envuelto en un accidente. Relató la Fiscalía durante las audiencias concentradas que empezaron anoche y culminaron en la madrugada de este viernes, que David ya habría coronado de acuerdo con su lenguaje— dos cargamentos bajo la misma modalidad en diciembre del año 2017 y entre abril y mayo de 2018.

Cartel del narcobuses

La estructura criminal usaba como fachada buses de turismo con ruta hasta Ecuador. Allí, otra persona reclamaba la sustancia para finalmente llevarla a su destino final, Chile.

Igualmente, las comunicaciones telefónicas intervenidas develaron entonces que Santofimio Celis venía escoltando el ‘narcobus’ en un vehículo de su propiedad, que habría adquirido días antes en Ibagué.

Estuvo reportando las novedades que se presentaron en el viaje hasta el momento exacto del accidente y luego se marchó para evitar ponerse en evidencia.

En allanamientos realizados días atrás en su casa, ubicada en un conjunto del sector de Piedrapintada Alta de la capital tolimense, se le hallaron documentos, giros de casas de cambio que le enviaban de Chile por cerca de 1.500 dólares, lo mismo que certificados de ingreso a ese país, dinero en efectivo y consignaciones; material que servirán como elementos de prueba para la investigación.