El encuentro permitió establecer algunos acuerdos como la construcción del centro de memoria histórica y ruta de esclarecimiento de los hechos victimizantes, asuntos que fueron concertados entre Carlos Guillermo Ospina, uno de los delegados de la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad y una delegación perteneciente a los cinco pueblos pijaos indígenas de la región andina.

Durante la socialización la Comisión conoció el camino que han tenido que recorrer las comunidades indígenas del departamento tanto en la guerra como después de la firma del acuerdo de paz. Al respecto, el Comisionado Ospina expresó “Las comunidades indígenas alrededor de lo que hoy denominamos territorio colombiano, históricamente fueron las primeras en sufrir el drama del desplazamiento forzado con todo lo que conlleva. La pérdida de la tierra trae consigo la pérdida de las costumbres, de los dioses y del lenguaje; cuando se pierde la lengua se extingue la cultura”.

El propósito que se impulso en la reunión fue el de trabajar en conjunto para reconstruir la historia de los hechos de violencia, perpetrados por grupos armados ilegales o de Gobierno, que han vulnerado a sus comunidades, obligándolas a salir de sus territorios, a adoptar sistemas culturales ajenos a los propios, para sobrevivir al conflicto armado interno.

Con dicha acción se busca recosntruir el tejido social y brindar la posibilidad para que las comunidades indígenas puedan retomar sus costumbres y posibilitar la reparación simbólica y material de acuerdo a lo establecido en la Ley 1448 de 2011 (Ley de Víctimas y Restitución de Tierras).