Una vez más la comunidad universitaria ve interrumpidas sus labores
académicas y administrativas por el comportamiento anti universitario de
unos pocos, quienes desatendiendo el ethos pacífico y dialogante de
estudiantes, profesores y trabajadores, insisten en imponer su violencia en el
campus.
En este momento, cuando el país reclama, de manera urgente, consolidar
un escenario de paz, es necesario que la Universidad Pública sea ejemplo
de acciones que la consoliden, por tanto rechazamos tajantemente las
agresiones a las que fuimos expuestos hoy todos los miembros de la
comunidad universitaria y los Ibaguereños en general; agresiones que
contradicen el espíritu pacífico y propositivo del movimiento universitario
que, con valor y perseverancia, obtuvo importantes logros para la
universidad pública en general y la Universidad del Tolima en particular.
Los lamentables hechos presentados en el campus y en sus alrededores no
representan a ningún estamento de la Universidad del Tolima. Aquellos que
usan la fuerza por encima de los argumentos, que intimidan y violentan, no
pueden ser reconocidos como actores universitarios.
Ratificamos que es la palabra y el uso respetuoso de la misma, y no la
violencia, el instrumento más eficaz para la transformación de las
sociedades y las instituciones. Por eso, como Consejo Académico insistimos
en la construcción de escenarios de paz.
Ibagué, 4 de febrero de 2019
CONSEJO ACADÉMICO