En un hecho sin precedentes en el plano político del país, el ex presidente Álvaro Uribe Vélez fue objeto de orden de detención domiciliaria por los presuntos delitos de soborno y fraude procesal.

A través de su cuenta en Twitter, Uribe aseguró minutos después de esta decisión “la privación de mi libertad me causa profunda tristeza por mi señora, por mi familia y por los colombianos que todavía creen que algo bueno he hecho por la patria”.

Por su parte, el Jefe de Estado Iván Duque, defendió al senador y explicó lo siguiente tambián a través de su cuenta en Twitter:

El prinicipal testigo en el caso es Juan Guillermo Monsalve, quien aseguró que en la finca «Guacharacas», propiedad de la familia Uribe, se llevó a cabo la creación de un grupo paramilitar. La familia de Monsalve trabajaba allí, por eso él afirma conocer de primera mano estos hechos.