Luego de un proceso de divulgación, postulación y calificación, la Corporación Autónoma Regional del Tolima entregó por primera vez en su historia la medalla    “Mérito Ambiental” en memoria del científico Tolimense Raúl Echeverry Echeverry”. Que busca destacar el trabajo invisible y valioso de aquellos ciudadanos que se destacan por su adopción y promoción de estrategias de conservación y protección de los recursos naturales, contribuyendo al mejoramiento del estado actual del medio ambiente, la calidad de vida de los tolimenses y la competitividad de la región en el marco del desarrollo sostenible. Ganadores

Luego de analizar cada una de los proyectos e iniciativas, el jurado calificador dio como merecedores de esta distinción a los siguientes ciudadanos en su categoría:

Categoría Empresarial: Finca agroturística La Rivera 

 Liderada por Juan Felipe Valbuena, profesional en publicidad con trayectoria de más de 5 años, pero lejos de esa actividad decidió inclinarse por las bondades ambientales y desde hace varios años viene adelantando acciones como:

Restauración del ecosistema: Con el apoyo de Cortolima, IBAL y la Alcaldía de Ibagué, se han reforestado más de 13.000 árboles de especies nativas que permiten la conectividad del bosque principal de la reserva.

Responsabilidad Comunitaria: ser el vicepresidente de la junta de acción comunal del corregimiento 7 de Ibagué, Juntas, me ha permitido tener un trabajo cercano con la comunidad de este corregimiento en el cual lideró un grupo de 5 madres cabeza de familia.

Categoría comunitaria: Gloria Leguizamón de Millán del Líbano

 

Desde muy niña junto con su hermana Lucía, se dirigían a lo que hoy se llama el Barrio Jaramillo, en ese entonces, era solo naturaleza, pastizales y una que otra vivienda; no existían escuelas en estos sectores. Ellas con alegría se inventaban que eran profesoras y convencían a muchos pequeñitos para que atendieran clases, sentados en piedras o en algunos montículos de pasto, curiosamente llegaron a contar con 10 estudiantes y eso se volvió un trabajo ameno de todos los sábados.

Inició su carrera en Licenciatura de Biología y Química y luego varias especializaciones tuvo la oportunidad de estar en contacto directo con el medio natural y social, la tesis de Postgrado sobre la vegetación emergente en el municipio de Armero al año de la catástrofe de esta región por la erupción del Volcán Nevado del Ruiz, fue un determinante para reforzar su necesidad de trabajar lo ambiental interrelacionando lo social, lo cultural y lo natural.

Categoría investigativa: Liceo Colombia Ibagué:

  El Liceo Colombia Ibagué es una institución educativa privada ubicada en la capital musical de Colombia, en el departamento del Tolima. En el año 2018 el Liceo cumplió sus 51 años de labor en la ciudad y es reconocido por la educación de profesionales que le han servido a la sociedad ibaguereña y del país.  Desde 1967 el Liceo Colombia agita la bandera de Ciencia, Cultura y fantasía en la ciudad. Su apuesta ha sido siempre por una educación de calidad y más que eso por una transformación del entorno a través del conocimiento.

Precisamente con sus proyectos pedagógicos anuales como; Cunclillado, Salvatierra, Sumersemilla, Rueda por Ibagué, Batù, Son-rio, Aquí y alla, Territorio Magùey y Bitacora de luna que año a año desde el 2009 han venido impartiendo a los niños y niñas que estudian en el colegio quienes a su vez son multiplicadores en sus hogares.

 El jurado calificador

 La tarea de analizar en el marco de los parámetros de cada una de las categorías, las experiencias, proyectos e iniciativas ambientales y sociales postuladas, estuvo a cargo de tres Tolimenses con amplia experiencia y conocimiento en el tema ambiental estos son:

 Edna Lorena Mahecha Cuellar: Rovirense, abogada de la Universidad Cooperativa de Colombia, especialista en derecho administrativo de la Universidad Nacional, magisterial derecho de los recursos naturales de la Universidad Externado de Colombia, actualmente realiza estudios de especialización en derecho minero energético de la Universidad Externado de Colombia y además cuenta con 18 años de experiencia en este tema.

Miguel Ángel Quimbayo Cardona: Biólogo, Universidad del Tolima, Doctor en Ciencias del Programa de Recursos Forestales, Escuela Superior de Agricultura Luiz de Queiroz (ESALQ), Universidad de Sao Paulo (USP), Brasil, con experiencia profesional, de docencia e investigación las áreas de manejo y conservación de fauna silvestre, y manejo y planificación de áreas protegidas. Profesor de planta de tiempo completo de la Facultad de Ingeniería Forestal de la Universidad del Tolima.

Jaime Leguizamón Caicedo: Abogado, ibaguereño egresado de la Universidad Nacional,  juez en varios municipios del Tolima y Magistrado del Tribunal Superior de Ibagué, presidente ejecutivo de la Cámara de Comercio de Ibagué y director ejecutivo de Comfatolima, especialista en derecho penal con su tesis en legislación forestal en Colombia.

Quien era Raúl Echeverry

Reconocido botánico tolimense, conocido como “El vigilante de la tierra”; Raúl Echeverry Echeverry, era Ingeniero Agrónomo de la Universidad Nacional de Medellín, con especializaciones en Colombia, México, Puerto Rico y Estados Unidos.

Descubrió dos plantas que fueron publicadas por la revista Phytología de Ef Museo de Historia Natural de Washington y la Academia Colombiana de Ciencias— Exactas, Físicas y Naturales. En homenaje al nombre de pila y apellidos del investigador tolimense, las plantas fueron clasificadas, una como Baccharis raulii Diaz & Cuatrecasas y, la otra, Meliosma echeverryana Cuatr.

La primera, es un arbusto conocido vulgarmente como chilca ceniza, en la región donde fue descubierta, la reserva Herencia Verde del Alto Quindío. La segunda es un árbol de unos 15 metros de altura que se encuentra en la finca El Silencio de la inspección Juntas, corregimiento Villarestrepo, municipio de Ibagué. Otro de los aportes del Dr. Echeverry a la región fue él de la fundación del “Jardín Botánico Alejandro Von Humboldt” y del Herbario “Toli” de la Universidad del Tolima en 1967.