La comisión de delitos de alto impacto, como el hurto a personas y las lesiones personales, disminuyó durante el primer bimestre del año. Frente a los meses de enero y febrero del 2018, las riñas y los atracos tuvieron una reducción del 19 % y del 9 %, respectivamente.

Mientras en los 2 primeros meses del año pasado se registraron 454 casos de lesiones personales, este año las autoridades del Municipio han atendido 369 riñas en las 13 comunas de la ciudad y en el área rural.

Con respecto al hurto a personas, en el primer bimestre del 2018 se presentaron 618 casos, frente a 562 robos ocurridos durante lo que va corrido del 2019. En total, este año se han reportado 56 víctimas menos.

Daniel Felipe Soto, secretario de Gobierno de Ibagué, sostuvo que las acciones unificadas de las diferentes autoridades del Municipio también hicieron posible disminuir otros delitos como el hurto a establecimientos comerciales (-37 %) y el hurto a residencias (-33 %).

“Estas cifras respaldan las actuaciones de todas las autoridades del Municipio. En total, durante estos 2 meses logramos una disminución del 23 % en la comisión de todos los delitos”.

Así las cosas, mientras en enero y febrero del 2018 la Policía Metropolitana atendió 1.794 hechos delictivos, este año solo se han presentado 1.384 situaciones (410 casos menos) que requirieron intervención por parte de las autoridades.

“Solo durante la última semana tuvimos un balance muy positivo. Se lograron 37 capturas, 25 de ellas en flagrancia y 12 por orden judicial. Entre los aprehendidos se encuentran los 2 miembros de la Policía que participaron en el hurto de $139 millones a un comerciante de la ciudad”, dijo Soto.

“También incautamos 4 armas de fuego ilegales, más de 150 gramos de marihuana, 500 gramos de bazuco y 55 gramos de base de coca. Todos estos estupefacientes iban a ser distribuidos en diferentes sectores de la capital del Tolima”.

Para lograr estos resultados, autoridades como la Fiscalía, Policía y Ejército han intensificado los operativos de control en los denominados “puntos calientes” de la ciudad, es decir, los sectores donde se presenta una mayor incidencia en la comisión de hechos delictivos.