La Selección Colombia de fútbol vive horas frenéticas en Bogotá, poco antes de comenzar su ruta hacia Rusia, con una escala inicial en Milán. Después de trabajar en privado, el equipo comenzó una serie de actos públicos que continuarán este viernes, con la despedida oficial del equipo en El Campín, que seguramente estará lleno. El viaje hacia Europa será el sábado a las 6 de la tarde, exactamente, 24 horas después del arranque del acto en el estadio.

El equipo, que este jueves ya contaba con 25 jugadores tras la llegada de William Tesillo, que se despidió de Santa Fe con gol en la Copa Libertadores, volvió al estadio El Campín, donde ya había entrenado el miércoles, pero esta vez lo hizo frente a la prensa, con cerca de 150 personas observando la práctica. En cambio, no había muchos hinchas cerca del estadio: apenas unos 50 se dieron cuenta de que la Selección andaba por ahí y se quedaron en los alrededores. No estaba el equipo completo: Yerry Mina, Abel Aguilar y Cristian Zapata hicieron un trabajo diferenciado. 

“Hay jugadores que están llegando un poco tocados, haciendo un esfuerzo por estar recuperados a tiempo para ayudar a la Selección”, explicó Dávinson Sánchez, uno de los jugadores designados para tener contacto con la prensa. De lo que se vio en público, el énfasis fue en lo físico. Las dos figuras del equipo, James Rodríguez y Radamel Falcao García, estaban aparte. Eso sí, Pékerman, muy hábil, notó que era a quienes seguían las cámaras y decidió pararse a conversar con ellos.