“No se cumplieron las expectativas que teníamos como gremio hotelero de la recepción de turistas en la zona,  tenemos ocupaciones del 57% en el mes de junio, 64% en el puente de San Pedro y la última semana tuvimos ocupación del 81% cuando el año pasado tuvimos una ocupación del 87% y en el sector de Ibagué bajamos exactamente en 24 puntos porcentuales, una cifra muy preocupante”, apuntó Alvarado.

Bajo este panorama la situación es de un trimestre que representó un decrecimiento que no corresponde a la inversión de diferentes hoteleros que le han apostado al departamento.

“Factores como las elecciones presidenciales y el mundial de fútbol han influido en las cifras, en el mes de mayo quedamos 20 puntos por debajo de la media nacional con respecto al año anterior, las fiestas que  son un gran jalonador para la ocupación hotelera no tuvieron el efecto que esperábamos y nos afectó mucho, el 2018 ha sido un año muy difícil para el sector hotelero”.