La llegada del volante al Al-Rayyan de ese país mejorará sus finanzas, pero lo alejaría aún más de la Selección.

El volante colombiano James Rodríguez fue confirmado por el club Al-Rayyan, de Qatar. ¿Será este exótico país el ocaso de su carrera?

La liga qatarí aparece como la número 55 del mundo en el ranquin de la Federación Internacional de Historia y Estadística de Fútbol (Iffhs). Incluso, la superan otras como la de Albania (41), China (43), Bolivia (44) y Perú (46), consideradas de un nivel discreto.

Así que en lo deportivo parece un gran retroceso para un jugador de 30 años que, según distintos expertos, debería estar en su mejor momento deportivo, en la cúspide de su rendimiento.

“Esto sucede porque llevan un ciclo de entrenamiento desde los 14 o 15 años en el que se ha hecho un trabajo de adaptación, resistencia y fuerza, y a los 30 se presenta una madurez emocional y física, y todos los sistemas del cuerpo están en su mejor momento. Y después de los 32 y 33 bajan esas variables, aunque algunos pueden mitigar ese proceso como lo hace Cristiano Ronaldo”, explicó el fisioterapeuta Sebastián Botero.

Sin embargo, lo que el creativo cucuteño puede estar buscando es sobresalir en un fútbol que no lo exija a fondo, porque desde el 2011, en promedio, por año, James ha estado fuera de las canchas unos 54 días (14,7 %).

El médico Federico Upegui, quien trabajó en Nacional, afirma que es necesario evaluar su entrenamiento. “Ver cómo se prepara, su función cardiovascular, los niveles de fuerza y flexibilidad para que no existan desequilibrios, porque así es más susceptible a lesiones”.