Entre enero y agosto del 2018, la capital del Tolima logró reducir en un 100 % los casos de mortalidad materno-infantil. Esto se debe al fortalecimiento del trabajo interinstitucional entre la Alcaldía y las diferentes IPS que prestan servicios médicos en la ciudad.

“Con respecto a la mortalidad materno-infantil por causas ginecobstétricas, este año hemos logrado que no se presente ningún caso de fallecimiento, situación que no se lograba en Ibagué desde hace 15 años”, expresó Gelver Dimas Gómez, secretario de Salud.

Para el 2017, Ibagué tuvo una tasa de 27.69 casos por cada 100.000 habitantes, lo cual quiere decir que 2 mujeres fallecieron durante el parto a causa de falencias en el control prenatal.

De acuerdo con el informe SIVIGILA de la Secretaría de Salud, en el 2005 Ibagué llegó a tener una tasa de 72.16 casos por cada 100.000 habitantes. Además, entre el 2003 y el 2017 murieron 38 mujeres a causa de complicaciones obstétricas.

Para mantener la tendencia, la Administración está trabajando en el fortalecimiento de la atención materno-infantil que prestan las IPS y el Municipio. Por ese motivo, la Unidad de Salud de Ibagué está avanzando en la apertura de nuevos servicios de ginecobstetricia y pediatría.

En ese sentido, la Alcaldía ya invirtió $266 millones para dotar a las unidades de parto de la USI con desfibriladores bifásicos, laringoscopio, cilindros de oxígenos, fonendoscopios, resucitadores, camillas, incubadoras, ecógrafos, transductor transvaginal, entre otros equipos que permitirán mejorar la atención a las madres gestantes.