Las 23 auditorías realizadas este año a los servicios de urgencias de la ciudad revelaron que en la mayoría de las IPS se presentan problemas en la atención de los usuarios debido a que la infraestructura hospitalaria es deficiente.

Eliana Quesada, directora de Aseguramiento de la Secretaría de Salud, manifestó que las inspecciones de vigilancia y control han permitido evidenciar que el colapso en algunos servicios de urgencias se debe, en gran parte, a que las IPS no cuentan con el suficiente personal médico para atender la demanda de pacientes.

“Hemos encontrado que las fallas más comunes tienen que ver con que la capacidad instalada supera la cantidad de usuarios, la infraestructura es deficiente, no hay especialidad de pediatría y hay demoras en la remisión de pacientes”, aseguró Quesada.

Para subsanar estas fallas, el equipo auditor de la Secretaría de Salud remite un listado con los hallazgos a las directivas de las clínicas y hospitales con el propósito de que se corrijan de manera inmediata los errores que afectan la calidad en la prestación de los servicios.

“Nosotros hemos aumentado estas visitas para hacer mayor contacto con los usuarios. Nuestro propósito es que los ciudadanos presenten sus inconformidades y que estas sean consideradas por las IPS”.

Quesada resaltó que otra de las situaciones que ocasionan lentitud en el servicio de urgencias es que algunos pacientes no conocen el sistema denominado “triage”, por medio del cual se prioriza la atención de acuerdo con la gravedad, sintomatología y problema de salud de cada ciudadano.

De acuerdo con la Resolución 5596 de 2015 expedida por el Ministerio de Salud, la clasificación de los pacientes según la gravedad clínica se realiza de la siguiente manera:

• Triage I: pacientes que requieren atención inmediata, hay un riesgo urgente para su vida.
• Triage II: pacientes cuya condición puede evolucionar hacia un pronto deterioro y requiere atención rápida (máximo 30 minutos).
• Triage III: pacientes que necesitan medidas diagnósticas y terapéuticas en urgencias (atención máxima hasta 2 horas)
• Triage IV: el paciente presenta condiciones médicas que no comprometen su estado general, pero existen riesgos de complicación (atención máxima de 3 horas).
• Triage V: pacientes que tienen problemas agudos o crónicos, pero sin evidencia de deterioro que comprometa su estado general. Deben ser remitidos a consulta externa.

“Es importante que los ibaguereños conozcan cómo funciona el ‘triage’ en urgencias para que entiendan por qué no siempre pueden ser atendidos de manera inmediata”, concluyó Quesada.