El suizo Marc Hirschi se impuso en solitario tras adelantarse al pelotón en los últimos kilómetros. La clasificación general no tuvo cambios y Primož Roglič mantiene el liderato.

Marc Hirschi ha logrado en la 12ª etapa una victoria que le consagra como una de las grandes sensaciones de este Tour. En una etapa disputada como una clásica, por un terreno quebrado que invitaba a ello, el joven suizo del Team Sunweb, de 22 años, ha demostrado su condición de ciclista total.

Primero dio continuidad a un ataque de sus compañeros Tiesj Benoot y Soren Kragh Andersen a 37 km de meta, en la Cote de la Croix du Pey, para formar parte de un grupo cabecero junto a Marc Soler, Max Schachmann, Quentin Pacher, y los citados Benoot y Andersen. Después, en la exigente subida a Suc au May, de 2ª, soltaría a Soler para marcharse en solitario y dar una exhibición de 28 kilómetros en los que nunca dejaría de incrementar su ventaja. Ni Schachmann y Soler, ni un grupo de diez con Alaphilippe, Pello Bilbao y Jesús Herrada, entre otros, pudieron acercarse al suizo. Llegaría a meta con casi un minuto de ventaja.

Hirschi sube con potencia, baja de maravilla, vuela en el llano, y es ambicioso y valiente. El domingo rozó la victoria en Laruns, siendo cazado por Pogacar, Bernal, Roglic y Landa en los últimos 2 kilómetros, tras rodar en solitario más de 80. Y en Niza, en la 2ª etapa, también se quedó muy cerca, segundo, entrando a rueda de Alaphilippe. Pero hoy sí ha certificado un triunfo que le consagra, su primero como ciclista profesional. 

El ciclista suizo del Sunweb logró la hazaña que le fue esquiva en la etapa nueve