El Grupo de Prevención y Atención de Desastres, GPAD, adjudicó el proceso por $850 millones para instalar los sistemas de alertas tempranas en las zonas de influencia de los ríos Combeima y Coello Cocora. Con esta tecnología se busca monitorear los afluentes y mejorar la capacidad de reacción ante cualquier emergencia.

Esta inversión se realizó para vigilar las 24 horas del día el comportamiento de los caudales, especialmente en las partes altas de los mismos y en los centros poblados que se encuentran en riesgo.

“Nuestro propósito es prevenir y educar en lo que tiene que ver con gestión del riesgo. Estos sistemas serán instalados en diferentes barrios y sectores rurales para que podamos estar preparados en caso de que se presente cualquier emergencia”, dijo Guiomar Troncoso Frasser, directora del GPAD.

El contrato fue adjudicado a la empresa Asesoría en Comunicaciones, ASECONES S.A., representado por Benjamín Vainberg.

Con estos recursos, la Alcaldía instalará sirenas electrónicas, altoparlantes, radios de comunicación, antenas, baterías estacionarias, un circuito cerrado de televisión con capacidad para guardar datos en video durante mínimo 30 días, entre otras herramientas tecnológicas.

Los elementos de video-vigilancia serán instalados en puntos específicos para detectar en tiempo real la situación del caudal. Esta información será empatada con el CECOI que es administrado por el IBAL.

Estos sistemas se ubicarán específicamente en los barrios El Refugio, La Vega y El Industrial, y en zonas rurales como el cerro La Martinica, Coello Cocora, vereda Pico de oro, Puerto Perú, La Mediación, Llanitos, Tres Esquinas, escuela de la vereda El Secreto, Chapetón, Cay, Juntas y Villa Restrepo.