El proyecto busca la regeneración pasiva de 35 hectáreas de gran significancia en la zona de páramos, la inversión es de 125 millones de pesos, la cual consiste en encerrar la reserva.

Para la administración municipal es importante dejar este sitio debidamente protegido, porque así se garantiza la vida, el agua del casco urbano, además de la fauna y flora.

Cabe mencionar que la RAPE, llega al municipio a partir del plan de desarrollo Agroecoturismo Fuente de Prosperidad, en el año 2016 con el tema de cambio climático, en el 2018 con la ruta la templanza y ahora con este importante proyecto de regeneración pasiva.