El compañero, amigo y periodista, Mauricio Orjuela, dejó esta tierra tras complicaciones de salud, al parecer porque Medimás EPS fue negligente en su atención. Su caso se asocia a una cirugía de apéndice que fue realizada en el Hospital de Engativá el pasado 10 de julio. Tras el procedimiento quirúrgico el colega estuvo internado 13 días y posterior fue dado de alta sin haberse recuperado de una peritonitis que le ocasiono la pérdida de 10 centímetros de su intestino.

Tras cuatro semanas de convalecencia en su apartamento y bajo el cuidado de sus familiares, se presentó de nuevo una complicación por lo cual fue trasladado de urgencia a una Clínica afiliada a Medimás al norte de la capital. Desde allí el clamor para que su EPS le aprobará un examen especializado para determinar su condición a nivel  del sistema digestivo y órganos asociados. Así lo informó la también periodista, Pilar Solano,  por la red social de twitter.

Durante la madrugada de este sábado 18 de agosto, el mundo de la comunicación se despierta con la lamentable noticia de su muerte y todo indica que su deceso se produce por el deficiente modelo de salud y la tramitología incomprensible de nuestro sistema.

Un modelo de salud que fue abordado por Mauricio como si fuera una premonición en uno de sus últimos reportajes para la Radio Nacional de Colombia, lugar donde laboró por más de 10 años. Para este informe recorrió la inmensa región de la Amazonia y desembarco en el corregimiento de Puerto Alegría.

Desde allí avanzo paso a paso con la comunidad de esta inhóspita región y recopilo los testimonios de los moradores donde alertaban sobre la carencia de medicamentos hasta para tratar una fiebre y el mal servicio de Mallamas EPS.

Un viacrusis que el mismo Orjuela debió padecer en Bogotá, ciudad capital donde se concentra el poder institucional del Estado. Algo irónico pues uno pensaría que la deficiencias en el servicio de salud son más probables en los municipios del Putumayo. Ojalá este lamentable caso nos permita por fin mejorar las desastrosas y lamentables consecuencias originadas por nuestro incompetente sistema.

Les comparto uno de los múltiples trabajos que realizo en su prolífica vida profesional pues ‘Cachetes’ como le decíamos los amigos cariñosamente, logro incursionar en reconocidos medios de comunicación y en la actualidad laboraba con el Ministerio de Agricultura. Una sentida despedida al hombre carismático de Villavicencio, quien tenia como mensaje de whatsapp una frase de Walter Silva «Cada corazón para su ingreso sólo tiene una llave…De andar prestando la llave, alguien saca el duplicado».

Homenaje a Mauricio Orjuela: La larga ruta de los víveres de Puerto Alegría