Cortolima investiga un nuevo ataque a la fauna silvestre en el norte del Tolima. Se trata de un Puma Concolor que fue avistado por la comunidad rural de esta parte del Tolima, según denuncia realizada a través de un medio de comunicación del municipio del Libano, le dieron caza por atacar animales de granja. En ese sentido, La Corporación Autónoma Regional del Tolima desplazó una comisión interdisciplinaria para verificar la causa de la muerte del felino.

No podemos invadir su espacio

Frente a este lamentable caso de ataque a fauna silvestre, Cortolima reitera una vez más que las zonas rurales boscosas son el hábitat natural de los felinos y que el ser humano por medio de actividades de deforestación, expansión agrícola y pecuaria invaden su territorio, afectando su tránsito natural, lo que hace que el individuo busque nuestros territorios para alimentarse.

 “Cuando se presentan episodios de conflicto la comunidad quiere que estos animales se extraigan de su zona natural. Esto no es lo ideal pues en Colombia son muy pocas las zonas de bosque donde ellos pueden estar. Por eso la recomendación de los expertos es aprender a convivir con la fauna silvestre. Los felinos han estado antes en estos territorios, nosotros somos los invasores “afirmó Eliana Moreno, veterinaria de Cortolima.

Muy importante

Hay que tener en cuenta que el sacrificio de este felino o de cualquier individuo de fauna silvestre es considerado un delito por la legislación colombiana es un delito (Decreto 1608 de 1978), máxime si se encuentra en estado de amenazada.

La autoridad ambiental hace las siguientes recomendaciones, particularmente a las comunidades de la zona rural para que no se sigan presentando casos fatales de fauna silvestre en el departamento.

•          Los bovinos jóvenes, los ovinos y los equinos deben permanecer en los potreros cercanos a las casas.

•          Encerrar en la noche los bovinos jóvenes, los ovinos y los equinos en un corral cercano de la casa.

•          Cercar los potreros para impedir el acceso del ganado al bosque.

•          Proteger a las poblaciones “faunales” que constituyen las presas naturales de los felinos de la cacería, mediante una vigilancia efectiva (especialmente gugua, perezosos, lagartos, ñeque, armadillo, guatín, comadreja, chucha, zorro, chigüiro, capibara, venados, oso hormiguero, pecarí, saíno, conejos).

•          Impedir la cacería indiscriminada y oportunista de pumas, la cual origina felinos con limitaciones físicas e inútiles para la cacería de presas naturales.

•          No mantener rebaños de vacas preñadas a término, pariendo o con becerros jóvenes en potreros cercanos a áreas boscosas. Estos deben estar ubicados en áreas abiertas sin bosques cercanos y preferentemente ubicados cerca de viviendas humanas.

Características del Puma concolor

Es un mamífero nativo de América y perteneciente a la familia Felidae. Con una figura musculosa y esbelta, este felino tiene una cabeza pequeña con orejas redondeadas. Su pelaje es corto y uniforme, de color café amarillento hasta marrón oscuro sin manchas, sus extremidades largas y delgadas cuentan con garras retráctiles muy fuertes, que le permiten trepar árboles para descansar, ocultar sus presas o esconderse de cazadores, además logran saltar hasta 12 metros y nadar muy bien.

Este individuo es muy territorial, que marca sus caminos y rutas de travesía arañando el suelo o troncos caídos y orinando, recorre sus sendas siempre solitario, excepto en la época de cortejo o en el caso de las hembras cuando están todavía con sus crías. Por ser carnívoro, su dieta predilecta se basa en mamíferos medianos como venados, conejos, armadillos y cusumbos; a lo que se suman presas pequeñas como ratas, ratones, aves y ciertos reptiles.