«Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas, y las mías me conocen, así como el Padre me conoce, y yo conozco al Padre; y pongo mi vida por las ovejas.

San Juan 10: 14-15

«Tengo, además, otras ovejas que no son de este redil; A esas también debo atraer, y oirán mi voz; y habrá un rebaño, y un pastor.

San Juan 10: 16

«Por eso me ama el Padre, porque yo pongo mi vida, para volverla a tomar. Nadie me la quita, sino que yo de mí mismo la pongo. Tengo poder para ponerla, y tengo poder para volverla a tomar. Este mandamiento recibí de mi Padre.»

San Juan 10: 17-18