Los gobernadores del país enviaron una comunicación al Presidente de la República, para que intervenga ante el DANE y se modifique la certificación del precio de venta de licores al público, que causo una disminución hasta del 35 % en el impuesto para los productos de mayor consumo.

Esta situación ha generado una reducción de ingresos a los departamentos, los cuales en el próximo cuatrenio dejarán de recaudar  $2.5 billones.

La secretaria de Hacienda María del Carmen Muñoz señaló que, en el caso del Tolima se perderían aproximadamente $5.000 millones en la vigencia 2018 y se afectarían las inversiones para la salud, educación y el deporte.