Durante el fin de semana que pasó predominó el tiempo seco en gran parte del departamento, con cielo parcialmente nublado, a excepción de dos municipios que registraron presencia de lluvias con viento.

En Natagaima, reportaron presencia de lluvias durante la madrugada del sábado, las cuales ocasionaron desbordamiento de la quebrada Naturco, en la vía que conduce a la vereda Camino Real de Anchique, donde los organismos de socorro hicieron presencia con el fin de monitorear constantemente la situación y trabajar por el bienestar de la comunidad.

El municipio de Ortega también reportó alrededor de 30 árboles y ramas en las vías de la vereda Guatavita Tua, Boca de Ortega, San Martín, Chicuambe, Toporco y en la vía que conduce a El Guamo, donde estuvieron presentes organismos de socorro y personal de Invías haciendo el mantenimiento necesario para habilitar el paso de vehículos. También se registraron cerca de tres viviendas afectadas por pérdida de cubierta, y afectaciones en cultivos de plátano, producto de presencia de lluvias con vientos.

Según el IDEAM, para las próximas 24 horas se espera lluvias ocasionales en algunos puntos del Tolima, pero seguirá predominando el tiempo seco con cielo parcialmente nublado.
El mismo instituto mantiene en alerta amarilla a municipios como Alpujarra, Anzoátegui, Armero Guayabal, Cajamarca, Chaparral, Falan, Ibagué, Icononzo, Lérida, El Líbano, Murillo, Ortega, Palocabildo, Planadas, Rioblanco, Roncesvalles, Rovira, San Antonio y Villahermosa, con el fin de mantener atentos e informados a los tolimenses, ante cualquier evento de remoción de tierra o derrumbe que se pueda presentar, debido a la saturación de humedad en los suelos por las fuertes lluvias registradas en días anteriores y que podrían ocasionar una emergencia.

Así mismo, por medio de comunicado especial el Instituto de Hidrología Meteorología y Estudios Ambientales (IDEAM), informó la probabilidad en un 75% de la existencia de un fenómeno de «La Niña» de categoría débil, durante la segunda temporada de lluvias (septiembre, octubre y noviembre) en las regiones Andina, Caribe y Pacífica, debido al enfriamiento continúo de las aguas del océano Pacífico tropical, el cual está siendo monitoreado por centros meteorológicos internacionales y análisis propios, con el fin de dar aviso y activar los planes de contingencia de ser necesario para mitigar cualquier evento.