Con un llamado para que más que una semana se consoliden 365 días por la paz, el Alto Comisionado para la Paz, Juan Camilo Restrepo, instaló la Semana por los Derechos Humanos y la Paz 2021 en el departamento del Tolima, durante una sesión del Consejo Territorial de Paz de este departamento.

«La Oficina del Alto Comisionado para la Paz trabaja con líneas misionales para ratificar compromiso del Presidente Iván Duque con la implementación de los Acuerdos, de los que se conmemoran 5 años de la firma y a los que aún le restan 13 años más para completar esa tarea. Adicionalmente, se hace el reconocimiento al derecho de las víctimas y la reincorporación, y queremos que a todos los PDET llegue la oferta institucional del Estado», indicó, y subrayó que en el país ya existen 632 Consejos Territoriales de Paz, como espacios que consolidan la construcción de legalidad. 

Adicionalmente, en cuanto al trabajo que adelanta la Acción Integral Contra las Minas Antipersonal, anunció que en los próximos días para Rovira y un sector de Planadas, en Tolima, se estarían comenzando operaciones para lograr su declaración como territorios libres de amenaza de minas antipersonal. «Hay ya 184 municipios declarados libres de amenazas, en la ruta de atención se han superado las 13 mil víctimas atendidas -de las que el 70% son civiles, y se sigue consolodando la Educación en el Riesgo de Minas», subrayó, al tiempo que recordó que se requiere Paz con Legalidad para que surja la convivencia en lugar de la violencia.

Por su parte, el gobernador del Tolima, Ricardo Orozco, recordó que la paz y los derechos humanos no pueden ser polarizados en el marco de las ideologías, por lo que esta Semana es un espacio de reflexión, espacio que propicia el Consejo Territorial de Paz. «Tenemos 47 municipios de los que 4 son PDET (Rioblanco, Ataco, Planadas, Chaparral), muchos afectados por conflicto. Pero el Consejo es un escenario para que todos los sectores puedan interlocutar y adelantar procesosde reconciliación. Cuando se generan condiciones equitativas se construye paz. Nuestro Consejo se instaló el año pasado, en plena pandemia y de forma virtual. Ya llevamos 5 sesiones y tenemos plan de acción. Es importante que sirva de órgano consultivo y asesor para la ruta de construcción de paz. Que esa semana sea inicio de un mensaje de convivencia para los colombianos», indicó.

Precisamente Monseñor Héctor Fabio Henao, Secretario Nacional de Pastoral Social, reconoció la importancia de la labor de los Consejos Territoriales de Paz y reveló que, desde el Consejo Nacional de Paz, se está haciendo un análisis sobre el rol de los consejeros y su papel en el proceso de construcción de paz. «Los Consejeros debemos tener presente que este es un espacio de diálogo entre diversos, de encuentro y de debate, donde se encuentran diferentes perspectivas para construir, desde ahí, a base de argumentos sólidos, respuestas a las problemáticas del territorio. Este es el espacio más pluralista de la sociedad. Es importante la representatividad, y eso se convierte en un desafío», indicó. Coincidieron los participantes en que la no estigmatización es fundamental en el proceso y debe ser transversal al Estado y a cada ciudadano. 

El Consejo Territorial de Paz del Tolima cuenta con participación de representantes de la iglesia, Procuraduría, Defensoría, fuerza pública, ICBF, organizaciones derechos humanos, organizaciones campesinas, comunidades indígenas, población en situación de discapacidad, organizaciones ambientalistas, organizaciones de mujeres, administraciones municipales, grupos LGTBIQ, juventudes y academia. La Jurisdicción Especial para la Paz y USAID (agencia de desarrollo de Estados Unidos), son invitados a participar en este órgano asesor.