A través de la Resolución 2249 del 2018, el Gobierno Nacional declaró que la Unidad de Salud de Ibagué, USI, no se encuentra en riesgo financiero, lo cual indica que el plan de fortalecimiento implementado por la Administración Municipal ha permitido sanear las finanzas de la entidad.

Elsa Graciela Martínez, gerente de la USI, indicó que esta Resolución también involucra al Hospital San Francisco, toda vez que este centro asistencial se fusionó con la Unidad de Salud de Ibagué en agosto del 2017 para cumplir la Ley 1122 del 2007, por medio de la cual se ordena a los municipios contar con una sola Empresa Social del Estado prestadora de servicios de salud.

“Desde los últimos 3 años, el Hospital San Francisco aparecía en riesgo alto, mientras que la USI no tenía riesgo. Pero gracias al proceso de fusión y al esfuerzo de la Administración, hoy tenemos una única entidad sin problemas financieros”, dijo Martínez.

La Gerente destacó que esta Resolución emitida por el Ministerio de Salud demuestra que el proceso de fusión de las 2 entidades ha traído grandes beneficios para el Municipio, ya que se pasó de tener pérdidas anuales en el Hospital a obtener utilidades en la entidad resultante.

“Para el 2016, el Hospital tenía una pérdida de $4.530 millones, mientras que en agosto del 2017 la pérdida era de $1.057 millones. Por el contrario, la USI generó una utilidad de $36 millones en el 2016, y para agosto del 2017, momento en el cual se realizó la fusión, las utilidades eran de $55 millones”, expresó Martínez.

Y añadió: “A pesar de haber absorbido el Hospital San Francisco, al cerrar el año 2017 logramos obtener utilidades por $250 millones al final del ejercicio”.

Martínez resaltó que esta disminución del 105 % en la pérdida se debió a los $1.810 millones que giró la Alcaldía a la Unidad de Salud de Ibagué para el pago de los pasivos laborales que había heredado la entidad producto del déficit del Hospital.

“Los problemas financieros del Hospital, antes de la fusión, venían generando una pérdida en el patrimonio, el cual pasó de $21.316 millones en 2016 a $16.785 millones para agosto del 2017. Una vez fusionadas las 2 entidades, terminamos el año pasado con un patrimonio de $38.390 millones”.

Gracias a esta recuperación financiera, la Unidad de Salud de Ibagué ha podido trabajar en la recuperación de los 19 puestos de salud del área rural, así como en el fortalecimiento de los servicios prestados en el Hospital San Francisco y en las unidades intermedias del Sur y el Jordán.

“Hoy tenemos que hacer grandes contenciones en el gasto y definir estrategias para mejorar los ingresos. Nuestro propósito es proteger el patrimonio, no generar pérdidas y fortalecer la prestación de los servicios”.