La Unidad Intermedia San Francisco está ultimando las adecuaciones locativas e instalación de equipos médicos necesarios para prestar el servicio de nacimiento humanizado. En esta estrategia se están invirtiendo $440 millones para beneficiar a la población pobre no asegurada de la ciudad.

A través del programa de nacimiento humanizado, las ibaguereñas de escasos recursos podrán acceder a servicios como parto sin dolor, parto vertical y parto en agua.

“Estamos tomando el nacimiento desde la etapa preconcepcional hasta la preparación de la maternidad y la paternidad. Desde el año pasado venimos trabajando con la Alcaldía y el Gobierno Nacional para implementar este nodo de humanización”, dijo Elsa Graciela Martínez, gerente de la Unidad de Salud de Ibagué.

Y añadió: “A la fecha, tenemos un avance del 80 %. Estamos haciendo el mantenimiento de los espacios y ya adquirimos la cama especial para el parto vertical y la tina para parto en agua. También estamos instalando equipos para la cromoterapia, musicoterapia, spa materno y aromaterapia”.

Este servicio hace parte de la ruta materno-perinatal que está implementando la Unidad de Salud de Ibagué. Con esta estrategia, la Administración busca brindar atención de calidad a las madres gestantes del Municipio.

“Queremos trabajar la parte mental y emocional de las mujeres a partir de terapias alternativas. Además, las maternas ya están haciendo yoga y pilates para aprender a manejar su respiración”.

Se espera que la totalidad de los servicios estén habilitados a partir del próximo mes de febrero, una vez los profesionales de la USI culminen las capacitaciones para atender las diferentes modalidades de parto humanizado.