¬ęS√°name, oh Jehov√°, y ser√© sano; s√°lvame, y ser√© salvo; porque t√ļ eres mi alabanza¬Ľ. Jerem√≠as 17:14

#VitaminaEspiritualūüíä

La principal arma con la que contamos, para crecer en El Se√Īor, es la fe. Porque la fe es el camino por el que la misericordia y cuidado de Dios, llegan a nosotros. Las escrituras de hoy, ilustran perfectamente esa verdad. En medio de la gran multitud, una mujer intent√≥ acercarse a Jes√ļs para obtener la sanaci√≥n de una enfermedad que la hab√≠a aquejado por m√°s de 12 a√Īos y que causaba en ella un flujo intenso de sangre en todo su cuerpo.

Su fe en las habilidades de √Čl para sanar a cada hombre, era tal, que solo de escuchar de otros, los maravillosos testimonios de restauraci√≥n que mediante el poder del Se√Īor, Jes√ļs hab√≠a logrado, ya sent√≠a que con tan solo tocarlo, se librar√≠a finalmente de aquella tormentosa condici√≥n. Cuando logr√≥ acercarse a Jes√ļs en medio de aquella poblaci√≥n agitada por la sorpresa de su visita, fue inmediatamente sanada. Si, sanada al instante. Luego de a√Īos de ex√°menes, pruebas y tratamientos que la llevaron incluso a gastar todo su patrimonio, pudo obtener la sanaci√≥n con solo tocar el manto de Jes√ļs.

Su historia de fe y sanidad es maravillosa y¬†¬†profundamente poderosa: Crey√≥ con todo su coraz√≥n en los testimonios sobre¬†Jes√ļs y su capacidad para sanar, y por medio de dicha fe, s√≥lida, fortalecida, consigui√≥ lo que durante a√Īos pareci√≥ un imposible. Y es que a trav√©s de Dios, los imposibles se hacen cotidianos. Los milagros son alcanzados y la restauraci√≥n y sanaci√≥n inmediatas de nuestro cuerpo f√≠sico, de nuestro esp√≠ritu y de nuestra alma, llegan sin contratiempos. Camina hoy, siendo consciente de que Dios en los momentos m√°s sorprendentes y cr√≠ticos de tu vida, podr√° traer la sanaci√≥n que buscas.

Leamos hoy: Marcos 5:24-29

¬ęFue, pues, con √©l; y le segu√≠a una gran multitud, y le apretaban. Pero una mujer que desde hac√≠a doce a√Īos padec√≠a de flujo de sangre, y hab√≠a sufrido mucho de muchos m√©dicos, y gastado todo lo que ten√≠a, y nada hab√≠a aprovechado, antes le iba peor, cuando oy√≥ hablar de Jes√ļs, vino por detr√°s entre la multitud, y toc√≥ su manto. Porque dec√≠a: Si tocare tan solamente su manto, ser√© salva. Y en seguida la fuente de su sangre se sec√≥; y sinti√≥ en el cuerpo que estaba sana de aquel azote¬Ľ

Oremos:

Se√Īor, C√ļbreme con Tu poder, que es el √ļnico que puede sanar mi alma y restaurar mi esp√≠ritu. Mi fe se fortalece sabiendo que nunca me abandonas y que contigo lo imposible es alcanzado. Mira que te lo pido Padre Amado y te doy gracias en el nombre de Aqu√©l Poderoso que hace las cosas nuevas cada dia. Am√©n y Am√©n.

Biblia Promesas ‚Äď Digitado y Editado por: #julianchomerchan

Favor, Gracia y Paz!