Y las ense√Īar√©is a vuestros hijos, hablando de ellas cuando te sientes en tu casa, cuando andes por el camino, cuando te acuestes, y cuando te levantes.

#VitaminaEspiritual ūüíä

Es mucho m√°s sencillo decirle a nuestros hijos que hagan sus oraciones en lugar de guiarlos en ese proceso. Orar en voz alta es una gran expresi√≥n de fe. Aunque muchos de nosotros nos sintamos c√≥modos orando en voz alta o en grupo, para muchos otros tratar de pronunciar unas cuantas palabras en oraci√≥n aun con sus hijos es una tarea bastante dif√≠cil. Aun cuando tomamos fuerzas para orar con nuestros hijos, muchas veces dejamos que la oportunidad se nos escape en medio de la rutina diaria. Separar un tiempo espec√≠fico con nuestros hijos para orar junto con ellos construye un camino para que ellos puedan aprender a lidiar con la vida de la manera que Dios dise√Ī√≥, en conversaci√≥n y comuni√≥n con √Čl. Cuando parezca desalentadora la tarea de explicarles la fe a nuestros hijos, oremos a Dios por fuerzas y entendimiento para comunicar su verdad a las peque√Īas vidas de las cuales nos ha encargado cuidar.

Leamos hoy Deuteronomio 11:19-21

Y las ense√Īar√©is a vuestros hijos, hablando de ellas cuando te sientes en tu casa, cuando andes por el camino, cuando te acuestes, y cuando te levantes, y las escribir√°s en los postes de tu casa, y en tus puertas; para que sean vuestros d√≠as, y los d√≠as de vuestros hijos, tan numerosos sobre la tierra que Jehov√° jur√≥ a vuestros padres que les hab√≠a de dar, como los d√≠as de los cielos sobre la tierra.

por: #JulianchoMerch√°n
ūüĎćūüŹĽūüėÉ
Abrazo