los cuales, despuĂ©s que perdieron toda sensibilidad, se entregaron a la lascivia para cometer con avidez toda clase de impureza. 20 Mas vosotros no habĂ©is aprendido asĂ­ a Cristo, si en verdad le habĂ©is oĂ­do, y habĂ©is sido por Ă©l enseñados, conforme a la verdad que estĂĄ en JesĂșs. Efesios 4:19-21

Vitamina Espiritual 💊 para hoy:

La vida es como un partido de fĂștbol en un gran estadio. Nadie puede predecir el resultado del partido, el misterio se descubre hasta el pitaso final, el partido no se termina hasta llegar a Ă©ste punto. Muchas veces en el Ășltimo minuto se revierte la situaciĂłn en forma milagrosa. Hay un dicho por ahĂ­ que dice: «El partido no se acaba hasta que se acaba».

La vida revertida es aquella que comienza con dolor, pero por la gracia de Dios, termina alabando su nombre. A mi me gusta mucho otro dicho que dice: «El que rĂ­e de Ășltimo, rĂ­e mejor». Por que si permitimos la ayuda de Dios en nuestras vidas, inclusive en el Ășltimo momento nuestra vida puede revertirse; pues Dios nunca llega tarde, siempre llega en el momento oportuno. Aunque la realidad sea muy difĂ­cil, siempre puede cambiar para bien.

Aunque no encontremos la salida, no perdamos el ĂĄnimo. Si no podemos cambiar la realidad, cambiemos primero nuestra forma de pensar. Pensemos que podemos revertir la situaciĂłn y ganar, todo es una decisiĂłn de fe con la ayuda de Dios. Sino podemos cambiar la realidad cambiemos nosotros mismos. EntrenĂ©monos para hacer el mejor gol en el momento clave de nuestras vidas. TodavĂ­a nos quedan muchas oportunidades para lograrlo. En el fĂștbol termina con el Ășltimo pitaso, pero la vida no es tan sencilla. El fin del que pone su fe en Dios, es la bendiciĂłn. Esto es revertir la situaciĂłn. El Ășltimo destino del creyente es el Reino de los cielos. Dios siempre ayuda a los que en Él confĂ­an, renovemos nuestra mente para que al final el resultado de nuestra vida sea a favor y podamos dar hermosos frutos.

Leamos hoy Romanos 12:2

No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuål sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.

Por: #JulianchoMerchanÂ âœ‹đŸ»đŸ˜‡đŸ€šđŸ»