Pero este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice Jehovå: Daré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón; y yo seré a ellos por Dios, y ellos me serån por pueblo. Jeremías 31:33

#VitaminaEspiritual💊

La vida estĂĄ llena de ocupaciones y distracciones. Es tan fĂĄcil quedar atrapado en nuestras inquietudes y preocupaciones que perdemos de vista lo que lo que mĂĄs importa. Hay una pequeña e interesante historia al final del capĂ­tulo dos de Lucas sobre cuando MarĂ­a y JosĂ© llevaron a JesĂșs a JerusalĂ©n para la Pascua cuando Él tenĂ­a doce años. DespuĂ©s de que el festival terminĂł, se fueron a casa, suponiendo que Él estaba con ellos. Me pregunto ÂżcuĂĄntas veces suponemos que Dios estĂĄ con nosotros cuando nos hemos desviado a hacer nuestras propias cosas?

Ahora aquĂ­ estĂĄ la parte interesante. MarĂ­a y JosĂ© habĂ­an viajado un dĂ­a de camino antes de que se dieran cuenta de que JesĂșs no estaba con ellos y luego les tomĂł tres dĂ­as encontrarlo. ÂĄTres dĂ­as! El mensaje aquĂ­ es que es mĂĄs fĂĄcil perder la presencia especial de Dios de lo que es obtenerla una vez que la hemos perdido. Necesitamos de ser cuidadosos en permanecer en la presencia de Dios. Cuando lo hacemos, hacemos que Dios se sienta como en casa en nuestros corazones.

Esto simplemente comienza con ser obediente a Su Palabra. El compromiso de cambiar el comportamiento que ofende a Dios es el signo de madurez espiritual nĂșmero uno. Muestra que te importa lo que Él piensa. Eso significa que eliges ser generoso con los demĂĄs, aprendes a perdonar, dejas ir tus ofensas y vives en paz. Cuando elegimos ser intencionalmente nuestras palabras, dando gracias a Dios y levantando a otros, nos sentiremos conectados con Dios durante todo el dĂ­a.

Leamos hoy: Juan 14:23

Le contestĂł JesĂșs: “El que me ama, obedecerĂĄ mi palabra, y mi Padre lo amarĂĄ, y haremos nuestra vivienda en Ă©l.”

Biblia Promesas Digitado y Editado por: #JulianchoMerchĂĄn

Bendiciones!