He aquí que yo les traeré sanidad y medicina; y los curaré, y les revelaré abundancia de paz y de verdad. Jeremías 33.6

#VitaminaEspiritual💊

¿Desea ser Sano?
Un enfermo terminal aceptó la posibilidad de comprar, en mercado ilegal, un medicamento aun no comprobado, con la esperanza de que existiera la más mínima posibilidad de que pudiese ser sanado. No me produjo sorpresa. Yo también hubiese hecho lo mismo, si yo o alguna persona que amo, hubiese recibido un diagnóstico mortal. Lo que me sorprende es que la gente no hace el mismo esfuerzo por salvar las almas. Ni se mueven cuando su salud espiritual es amenazada.

¿Conoce a alguien que goza hablando mal de los demás, lo cual produce una herida irremediable en las relaciones? ¿Conoce una persona cuyo espíritu se encuentra seco y lleva una vida religiosa por costumbre o por una conciencia de remordimiento, por más de 10 años? ¿Conoce a algún adolescente que destruye todo lo valioso y actúa pensando solamente en sí mismo?

Examinemos el estado espiritual en que nos encontramos, y cuál es la distancia que existe entre nuestro estado actual y el estado que anhelamos. ¿Desea más gracia, y paz? ¿Desea comprender aún más al Dios que nos acompaña y su bondad? Esforcémonos en buscar la salud espiritual, con la misma intensidad que lo hacemos con la salud corporal. Afortunadamente, ya se ha descubierto la cura para sanar el espíritu y el alma. Pero la sanidad comienza con una honesta respuesta ante la pregunta:
«¿Desea ser sano?» .

Leamos hoy: Proverbios 4:20-22

Hijo mío, está atento a mis palabras; Inclina tu oído a mis razones. No se aparten de tus ojos; Guárdalas en medio de tu corazón; Porque son vida a los que las hallan, Y medicina a todo su cuerpo.

Por: #JulianchoMerchán
Bendiciones!