He aquí que no se ha acortado la mano de Jehová para salvar, ni se ha agravado su oído para oír; pero vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y tu Dios, y vuestros pecados has hecho ocultar tu rostro para no oír. Isaias 59:1-2

#Vitamina Espiritual 💊

Si toda nuestra esperanza se ha desvanecido, ¿Podríamos declarar de la siguiente manera?

“Estoy lleno de alegría, porque Dios es mi Señor, mi vida y mi fuerza; tú sigues en mi vida aún luego de mis fracasos y frustraciones”.

Uno podría seguir sus propias visiones; o quizás las visiones del Señor. Tal vez podría pedir que le permita ser cada vez más semejante a Él y darle toda la Gloria en la vida; como también puede pedir sólo que cumpla los deseos personales. Sería bueno cuestionarnos de quien es la visión que seguimos, lo más ideal sería que podamos ser personas que, por más que faltara el fruto en el olivo, vacas en los corrales, dinero en nuestros bolsillos, ropa en nuestro vestier o aún alguna persona a nuestro lado, podamos seguir al Señor fielmente; y que podamos levantarnos cada mañana diciendo se corazón, “estoy lleno de alegría, pues soy hijo del Rey de Reyes, tu eres mi vida Señor y te seguiré con Fe”.

Leamos hoy: Efesios 3:20-21

Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros, a él sea gloria en la iglesia en Cristo Jesús por todas las edades, por los siglos de los siglos. Amén.

Por: #JulianchoMerchán

Bendiciones!