Vitamina Espiritual ūüíä para hoy Jueves 14 de Marzo de 2019

#VitaminaEspiritualūüíä

La mayor√≠a de las batallas que enfrentes en la vida, depeder√°n de la forma en que te miras a ti mismo ¬ŅTe consideras un valiente y poderoso guerrero de Dios‚Ķ o un debilucho a quien los problemas pueden darle una paliza cuando lo deseen? La respuesta a esa pregunta depende de ti. Lo comprend√≠ cuando estaba estudiando acerca del pueblo de Israel, y de c√≥mo fracasaron al no entrar en la Tierra Prometida.

La clave de su fracaso se encuentra en las palabras: ¬ęNosotros nos parec√≠a que √©ramos como langostas; y a ellos tambi√©n as√≠ les parec√≠amos¬Ľ (N√ļmeros 13:33). La raz√≥n por la cual los israelitas estaban tan aterrorizados de pelear contra los gigantes de Cana√°n no era porque esos gigantes fueran tan grandes, sino porque los israelitas se ve√≠an¬†a s√≠ mismos¬†como enanos. La imagen que ten√≠an de¬†s√≠ mismos¬†fue la que los derrot√≥. El mismo principio se aplica en tu vida como creyente.

La imagen que tengas de ti mismo es la que cuenta. Si a tus ojos eres un cristiano d√©bil y sin poder, con facilidad pensar√°s que no puedes hallar las fuerzas que Dios te ha prometido. Ahora, cuando empieces a verte como un hijo de Dios, un conquistador del Dios todopoderoso, equipado con el mismo poder de Dios, caminar√°s confiado en que la victoria es ya una infalible promesa. Si no te ves fuerte en el Se√Īor, necesitas cambiar tu opini√≥n de ti mismo. Debes llenarte por completo de la Palabra de Dios y del Esp√≠ritu Santo para que vivas como un gigante y victorioso guerrero espiritual.

Leamos hoy: N√ļmeros 13:33

También vimos allí gigantes, hijos de Anac, raza de los gigantes, y éramos nosotros, a nuestro parecer, como langostas; y así les parecíamos a ellos.

https://www.youtube.com/watch?v=M9V2IEkoBwQ

Biblia Promesas Digitado y Editado por: #JulianchoMerch√°n

Bendiciones!

Autor: Julio Cesar Merchan

Nacido en Bogotá - Colombia, Autónomo, Consejero, Guía Espiritual y Siervo de Dios. Predicador de la Sana Doctrina inspirada en la Bendita Palabra de Dios de manera clara y sencilla para que pueda ser leída de manera práctica y visible en la vida de cada creyente.