Pero tengo contra ti, que ha dejado tu primer amor. Apocalipsis 2:4

#VitaminaEspiritual💊

Una de las evidencias más notables en una vida pecaminosa es el enfriamiento y por consiguiente la pereza espiritual una barrera invisible construida silenciosamente por las tinieblas que lo separa de la presencia de Dios y sus caminos por la equivocada conducta de una persona que la lleva a la pérdida de la santidad. Resultado y/o consecuencia por la falta de disciplina, ausencia de carácter que comienza a infectar sus convicciones y da como resultado un desequilibrio en su dominio propio; pero como nace esta tibieza y como ocurre esto? Cuando permitimos que la ociosidad, los vicios, las circunstancias, vanidades y aún modelos equivocados de referencia le quiten el primer lugar a Dios en sus vidas,
el corazón se enfría poco a poco a medida que la persona da mayor prioridad a otras personas o actividades que al Señor. Por nuestra definición de ídolo como un “dios falso”, Satanás ha puesto sutilmente un límite a la manera como percibimos esa palabra.

La verdad es que cualquier cosa que desenfoque nuestra atención de Dios se considera un ídolo. Por ejemplo, un dios de este siglo es el deporte. Muchos creyentes saben más de estadísticas que de Biblia, y demuestran más pasión en las gradas que en un servicio de adoración. Sigamos considerando la advertencia del Señor a la iglesia en Éfeso, los efesios son la muestra de una fe que se ha enfriado. El fervor de los creyentes ha desaparecido, a pesar de que todavía siguen sirviendo a Dios, e incluso defendiendo la fe; la advertencia de Cristo a la iglesia en Éfeso se aplica a los creyentes de hoy en día.

Volver a una vida de servicio apasionada a Dios comienza con el arrepentimiento. Tenemos que aceptar la responsabilidad de habernos alejado poco a poco de nuestro primer amor. Entonces, debemos poner de nuevo a Jesucristo en el trono de nuestro corazón, y volvernos a conectar con Él por medio de la oración habitual y el estudio de la Palabra.
Nuestra mejor y más pura devoción será para cualquier cosa o persona que demos más importancia. Si no es Jesús, arrepiéntase, y deje que Él reavive en usted la llama del primer amor.

Leamos hoy: Mateo 22:36-38

Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento en la ley? Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el primero y grande mandamiento.

Por: #JulianchoMerchán

Bendiciones!