Forjad espadas de vuestros azadones, lanzas de vuestras hoces; diga el débil: Fuerte soy. Joel 3:10

#VitaminaEspiritualūüíä

Aqu√©l que participa de la obra de Dios, a√ļn con sus debilidades, experimenta el gran poder de Dios. Podemos ver como referencia al ap√≥stol Pablo qui√©n confiesa que √©l es un hombre d√©bil, con un aguij√≥n en el cuerpo para no vanagloriarse de las revelaciones que recibi√≥. Es ir√≥nico, pero Dios escoge a los d√©biles para realizar ministerios que manifiesten el poder de Cristo.

Las debilidades, afrenta, necesidades, persecuciones, angustias son situaciones que muchas veces padecemos aunque no las deseamos. Cuando Pablo luchaba con √©stas situaciones, √©l se di√≥ cuenta de que Dios lo permit√≠a; a√ļn m√°s, comenz√≥ a aceptarlas al saber que Dios realizaban grandes obras a trav√©s de ellas.

Entonces, el poder de Dios comenz√≥ a permanecer sobre √©l, y √©l fue perfeccion√°ndose a√ļn m√°s para toda buena obra. Pudo comprender mejor al Se√Īor, quien sufri√≥ en la Cruz, y resucit√≥ de la muerte, pues la debilidad es el canal del poder.

Leamos hoy: 2 Corintios 12:9-10

Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo. Por lo cual, por amor a Cristo me gozo en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte.

Por: #JulianchoMerch√°n

Bendiciones!