¿Quién como tú, oh Jehová, entre los dioses? ¿Quién como tú, magnífico en santidad, Terrible en maravillosas hazañas, hacedor de prodigios? Éxodo 15:11

#VitaminaEspiritual💊

Aprendí del Salmo 57 ante la historia de un amigo en su niñez cuando su padre reunió a la familia. El automóvil se había averiado y, para fin de mes, ya no tendrían más dinero. Su padre hizo una pausa y Oró; luego, les pidió que esperaran la respuesta de Dios. De maneras sorprendentes, la ayuda llegó: un amigo reparó el coche, hubo dineros inesperados, apareció comida frente a la puerta. Fue fácil alabar a Dios, aunque la gratitud de la familia se había forjado en una crisis.

El Salmo 57 ha sido fuente de inspiración para cánticos de adoración. Cuando David declaró: «Exaltado seas sobre los cielos, oh Dios», quizá pensamos que observaba el magnífico cielo nocturno de Oriente Medio o que cantaba mientras adoraba en el templo. Sin embargo, temiendo perder la vida, estaba escondido en una cueva. También dijo: «Mi vida está entre leones; […] hombres que vomitan llamas; sus dientes son lanzas y saetas, y su lengua espada aguda».

Su alabanza fue concebida en la crisis. Aunque el enemigo lo perseguía, escribió estas asombrosas palabras: «oh Dios, mi corazón está dispuesto; cantaré, y trovaré salmos». Si hoy enfrentamos una crisis, acudamos a Dios por ayuda. Luego, alabémoslo mientras esperamos confiados en su interés constante por nosotros. De su mano, nunca perderemos el rumbo, ni nos sentiremos desamparados o abandonados, porque de su mano, es imposible perder.

Leamos hoy: Salmos 57:10-11

Porque grande es hasta los cielos tu misericordia, Y hasta las nubes tu verdad. Exaltado seas sobre los cielos, oh Dios; Sobre toda la tierra sea tu gloria.

Oremos:

Señor, que Tu presencia sea constante en mi vida, para que Tu amor inalterable me guíe por el bien, hacia el camino de la victoria. A pesar de que a veces pueda sentir miedo por las angustias que nublen mi rumbo, ni hoy ni mañana temeré porque se que Tu me acompañas; creo en tus promesas y se que nunca me fallarás, mira que te lo pido y te doy gracias Padre Amado en el nombre de Aquél que Venció a la muerte y al pecado. Amén y Amén!

Biblia Promesas Digitado y Editado por: #julianchomerchán

Gracia y Paz!