Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios. Romanos 10:17

#Vitamina Espiritual 💊

En los medios de comunicación hoy escuchamos frases, canciones y noticias con mensajes negativos de violencia de impureza, inmoralidad, rebeldía de fracaso y de agravio.  Los chismes, la burla y la falta de respeto a la vida de los demás son El denominador común de los programas de televisión y un foco deprimente nada alentador a través de nuestro smartphone en las redes sociales.  Pero, Dios nos Llama a tocar trompeta.  Él quiere usar nuestros labios para hacer declaraciones que animen, que levanten las vidas, que construyan, que edifiquen, que sirvan a nuestro prójimo; ¿se ha preguntado hace cuánto tiempo no le dice a su cónyuge lo agradecido que está por tenerlo a su lado? ¿Hace cuánto que no le dice a sus hijos lo feliz que es verlos crecer? ¿Hace cuánto no le dice sus padres lo agradecido que está con ellos por haberlo criado? ¿Hace cuánto no le dice su amigo lo importante que es su compañía para usted? ¿Hace cuánto que no le dice a sus empleados lo valioso que su trabajo? ¡Hace cuánto tiempo! Hágalo hoy.

¡Toque Trompeta de Bendición!

Dios está esperando que sus hijos toquen las trompetas de guerra declarando que no hay enemigo que pueda contra Él y su pueblo deje de quejarse.  Deje de maldecir su nación, su familia, su vida. Renuncie al inconformismo y deseche la queja, Levanté su voz y declare bendición, no olvide el Poder que tiene la Palabra Confesada, para los suyos para su país, para su vida.  ¿Tiene problemas en casa?  ¿Tiene hijos rebeldes?  ¿Tiene problemas de dinero? Póngase de pie levanté su voz a gran clamor, por que sentado frente a la televisión o con su teléfono móvil todo el día no lo va a a lograr; Usted conoce a su enemigo. Deje de mirar su fuerza, contemple la fuerza y el poder de Dios y pelee por lo suyo. Con Dios de su lado no hay enemigo que lo pueda vencer. Y por último, hoy no haga nada sin antes haber tocado Trompeta de Alabanza. Proclame la Grandeza de Su Amor de Su Misericordia.

Leamos hoy: Romanos 10:10-13

Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación. Pues la Escritura dice: Todo aquel que en él creyere, no será avergonzado. Porque no hay diferencia entre judío y griego, pues el mismo que es Señor de todos, es rico para con todos los que le invocan; porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo.

Por: #JulianchoMerchán

Bendiciones!