Pues la Escritura dice: Todo aquel que en él creyere, no será avergonzado. Romanos 10:11

#Vitamina Espiritual 💊

Sabemos que en nuestro pasó por este mundo la vida no será fácil. Nuestro camino estará lleno de curvas y de piedras, de valles y altibajos, tal como lo afirma la palabra cuando nos dice en el mundo tendréis aflicción. Pero usted que hace con las piedras de tropiezo que se presentan en la vida? El problema está en que estamos acostumbrados a un camino pavimentado y una guía por los caminos fáciles, pero el camino de la vida no es así. Obviamente que a veces los caminos son derechos y fáciles pero en otras ocasiones el camino está lleno de piedras y es irregular, sentimos que dejamos de escuchar la música y que nadie nos ayuda. Entonces qué debemos hacer? Nos quedaremos? Abandonaremos el camino? ¡No! Justamente en ese momento debemos recordar las promesas de Dios.

Como ejemplo real de los que se encontraron con obstáculos en su vida podemos citar a nuestro Señor Jesucristo, nació como miembro de un pueblo minoritario, rechazado en medio de la pobreza, reunió varios hombres aparentemente sin mayores atributos, pero uno de ellos lo traicionó y lo vendió a precio de un esclavo; por fin le llegó la piedra de tropiezo más grande, tuvo que ser crucificado al igual que un ladrón. Aún así el no se detuvo, cruzó la montaña y obtuvo la victoria.

En lo que debemos fijarnos no es en nosotros mismos, ni en el ambiente o la piedra de tropiezo, sino de Jesús ¡Así es! La piedra de tropiezo está para afirmar el pie y subir y así llegar a la meta, ¡Que nada te detenga!.

Leamos hoy: Hebreos 12:2

puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.

Por: #JulianchoMerchán

Bendiciones!