Sigan por el camino que el Señor su Dios les ha trazado, para que vivan, prosperen y disfruten de larga vida en la tierra que van a poseer. Deuteronomio 5:33 (NVI)

#Vitamina Espiritual 💊

Los votos son una promesa irrevocable, pero no una promesa hacia lo «perfecto» si fracasamos en la práctica de los votos, debemos levantarnos y continuar.  A partir de las experiencias puedo decir que cuando fracasamos en cumplir los votos no podemos evitar sentir  remordimiento y culpabilidad.  En mi caso sentía un odio grande de mí mismo cada vez que no lograba cumplir y uno de los momentos más difíciles en ese incumplimiento de votos fue cuando aprobé la disolución de mi matrimonio y me divorcié ese sentimiento de culpa que embargaba mi mente y afligía mi corazón al saber que cuando me divorcié no pude cumplir los votos que hicimos junto con mi esposa delante del Señor, aquel día donde habíamos prometido estar juntos por encima de todo y hasta que la muerte nos separara, pero nunca permití que la culpabilidad me llevará a un remordimiento insano o a la condena. Re-interpretaba esos sentimientos tomando los como un llamado a ser más fiel para cumplir con los votos nuevos que iba hacer  de ahí en adelante en mi vida.

Los verdaderos votos no son los que intensifican el menosprecio y el remordimiento hacia uno ante la desobediencia, sino los que traen un arrepentimiento sano que fortalece nuestra fe aún más.  Ojalá que nunca se olviden de que el verdadero propósito de los votos no es ser perfectos, sino avanzar hacia Dios en forma constante con un espíritu humilde. Los votos nos concede la libertad para comenzar, para fracasar en el proceso y la libertad de permanecer en ellos pese al fracaso; si persistimos en esto, podremos comprender cabalmente y con profundidad el propósito de nuestra vida y nuestro llamamiento, podremos ser hijos que participan en la providencia, en el plan de la creación de Dios que logrará que nosotros consagremos nuestro ser a Dios y tengamos conciencia del objetivo alcanzar.

Leamos hoy: Salmos 37:23-24

Por Jehová son ordenados los pasos del hombre,Y él aprueba su camino. Cuando el hombre cayere, no quedará postrado,Porque Jehová sostiene su mano.

Por: #JulianchoMerchán

Bendiciones!