Todo lo que el Padre me da, vendrá á mí; y al que á mí viene, no le hecho fuera. Porque he descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, mas la voluntad del que me envió. Y esta es la voluntad del que me envió, del Padre: Que todo lo que me diere, no pierda de ello, sino que lo resucite en el día postrero. Y esta es la voluntad del que me ha enviado: Que todo aquel que ve al Hijo, y cree en él, tenga vida eterna: y yo le resucitaré en el día postrero. Juan 6:37-40

#VitaminaEspiritual💊

Hoy les compartiré una lectura que me llamó mucho la atención, su título:

¡No Importa!

Un Profesor apasionado por su vocación de servir a los demás, conocido como “el maestro de la noche”, se dedicó a ayudar a jóvenes con distintos problemas. Rescató a más de cinco mil que estaban involucrados en el consumo de drogas y/o en pandillas. En uno de sus libros, titulado ustedes no son el problema, había un pasaje que decía: “Una vez robé: no importa. Estuve encerrado en casa sin ir a la escuela: no importa. Aspiré pegamento: no importa. Amenacé a un amigo: no importa. Quiero morir: eso sí que no. Nada de lo que hayas hecho antes no importa. Pero no puedes quitarte la vida”.

En la frase ” No importa” estaba implícito el perdón, la comprensión y el amor. Incluía la voluntad de proteger, aceptar a los jóvenes tal como eran. Sin embargo no les permitía, en ninguna circunstancia, perder la esperanza y la fe en el futuro. Con esta estrategia, todos los que recibieron coraje de su parte, lograron vivir una nueva vida, superando los prejuicios de la sociedad. Todos los errores del pasado dejaron huella en sus vidas, pero también les permitieron forjar una nueva.

Del mismo modo, Dios nos abraza con un amor imposible de comparar con cualquier otro maestro o persona destacada, y hasta acepta errores nuestros que nadie más puede entender. Sin embargo también nos recuerda que lo único que no podemos hacer es alejarnos de Él. Por lo tanto, no importa en que situación no encontremos o hayamos vivido, sólo debemos volvernos a Dios, recibir su abrazo, empezar una nueva vida y escucharlo decir: ¡No Importa!

Leamos hoy: Isaías 41:10-13

No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia. He aquí que todos los que se enojan contra ti serán avergonzados y confundidos; serán como nada y perecerán los que contienden contigo. Buscarás a los que tienen contienda contigo, y no los hallarás; serán como nada, y como cosa que no es, aquellos que te hacen la guerra. Porque yo Jehová soy tu Dios, quien te sostiene de tu mano derecha, y te dice: No temas, yo te ayudo.

Por: #JulianchoMerchán

Bendiciones!