Y si mal os parece servir a Jehová, escogeos hoy a quién sirváis; si a los dioses a quienes sirvieron vuestros padres, cuando estuvieron al otro lado del río, o a los dioses de los amorreos en cuya tierra habitáis; pero yo y mi casa serviremos a Jehová. Josué 24:15

#VitaminaEspiritual💊

Sé una «persona sin nombre»
Saque un papel y evalúe su nivel de conocimiento general al responder estas preguntas:
-¿Quién es la persona que le enseñó teología a Martín Lutero y le inspiró para que tradujera el nuevo testamento?
-¿Quién fue al encuentro de Dwigth L. Moody en su zapatería y le habló de Cristo?
-¿Quién es la anciana que oró fielmente por el Pastor Billy Graham por más de 20 años?
-¿Quién patrocinó con bienes materiales para que William Carey pudiera desarrollar su ministerio en la India?
-¿Quién infundió aliento al apóstol Pablo cuando le escribía su última carta a Timoteo en el calabozo de Roma?
-¿Quién fue Hudson Taylor y le mostró la visión y dirección hacia la gran obra misionera en China?
¿Ha acertado más de la mitad de las preguntas? , ¿Quizás la mitad? , o ¿Ni siquiera la mitad? No piense que estas preguntas son insignificantes, y piense con detenimiento.

Si no hubiese sido por estas «personas sin nombre», una gran parte de la historia de la Iglesia no se hubiera dado. Miles de almas hubiesen quedado sin recibir el Evangelio. Son las «personas sin nombre». Muchísimas personas tuvieron que estar en su lugar, como los de los reyes. Pero no tenemos sus nombres. Son personas que siempre realizaron sus labores con fidelidad, con esfuerzo y diligencia, en silencio, con sombras, sin buscar su propia gloria. « Personas sin nombre» que sirven a otros. ¿Es usted uno de ellos?

Leamos hoy: Nehemías 9:36

He aquí que hoy somos siervos; henos aquí, siervos en la tierra que diste a nuestros padres para que comiesen su fruto y su bien.

Por: #JulianchoMerchán
Bendiciones!