La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe tu corazón, ni tienes miedo. Juan 14:27

#Vitamina Espiritual 💊

Si usted no estuviera la paz del señor en su corazón y en su vida, sabría también la razón de ello. Sabría con precisión, porqué motivo perdió la paz, y quién causó un determinado conflicto o problema.  Si bien es importante conocer quién fue el causante del problema o conflicto y porque han surgido; más importante aún es entender que Dios desea tomarlo a usted como el único responsable de que tuviera o no la paz en su corazón y en su vida.  Es importante analizar la causa del problema y conocer su procedencia, pero debemos saber que no porque conocemos estas cosas obtendremos la paz en forma instantánea.  Dios se ha reconciliado con nosotros y nos ha nombrado reconciliadores. Por lo tanto, debemos esforzarnos por extender el reino de Dios como Embajadores de la reconciliación.

El pacificador no es aquel que piensa que su deber se limita a buscar y encontrar la causa de los problemas, sino que el que toma la responsabilidad de la situación desatada y busca la solución del problema.  No es el deseo de Dios que seamos personas que malgastan los bienes materiales, el esfuerzo mental y tiempo por las adversidades que se presentan, sino personas que traen Paz.  Dios desea que todos nosotros debemos una vida de Reconciliación con los demás.  Debemos consagrar nuestra vida a Dios como personas que traen la reconciliación en nuestras familias, trabajo e iglesia.

Leamos hoy: Mateo 5:9

Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios.

Por: #JulianchoMerchán

Bendiciones!