Y nosotros tenemos este mandamiento de él: El que ama a Dios, ame también a su hermano. 1 Juan 4:21

#Vitamina Espiritual 💊

Hay un poder inagotable del cual a todos alimenta y sin el cual no podemos vivir en unos abundante en otros controlado y los demás algo escaso, condicionado en algunos casos negado en otros pero sin duda es el Amor la medicina más efectiva para transformar casi todo por no decir todo en esencia ese algo de lo que no podremos evitar o resistirnos, dar y recibir; ¿Pero como es el Amor que Dios nos invita a practicar y del cual no podemos administrar a nuestro acomodo? Es un Amor benigno, incondicional, abundante, sin prejuicios un Amor que debe fluir sin reservas ni dependiendo de circunstancias, personas o cosas no podemos amar sólo al que nos ama o al que bien nos hace pues como lo dice la palabra: ¿Que recompensa tendríamos? Mateo 5:46.

El Amor real que viene de Dios se ejecuta cuándo negamos nuestra condición, cuando no lo aplicamos a nuestro ojo y lo practicamos cuando más nos cuesta por que así mismo nos lo enseña en su palabra, diciendo: Con amor eterno te he amado; por tanto, te prolongué mi misericordia. Jeremías 31:3. Así que si Él siendo Dios no detuvo su amor a pesar que fue insultado, rechazado, traicionado, abandonado, maltratado y crucificado por que nosotros nos damos el lujo de condicionarlo cuando se nos olvida que tan sólo somos polvo? Es tiempo de comportarnos como verdaderos portadores de su esencia y honrar ese Amor con el que fuimos redimidos por el cual El Señor ha prolongado su misericordia para con nosotros.

Leamos hoy: Juan 13:34-35

Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros. En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros.

Por: #JulianchoMerchán

Bendiciones!