Porque siete veces cae el justo, y vuelve a levantarse; Mas los impíos caerán en el mal. Proverbios 24:16

#VitaminaEspiritual💊

Las aflicciones que padecemos son tribulaciones que nuestro Señor Jesús ya padeció por nosotros. Cuando somos atribulados, Dios nos da fuerzas y prepara el camino para que podamos vencer la tribulación.

El problema no es el sufrimiento mismo, sino nuestra «actitud» para superarlo. La diferencia del creyente y el no creyente, no es si padece o no tribulación, sino cuán rápido se levanta en medio de la adversidad para superarla y seguir adelante. Los creyentes, aunque cayeren, se levantan enseguida. Esto es porque nuestro Dios Todopoderoso sostiene las manos de sus hijos amados. Dios utiliza a los que fueron consolados por Él, para que consuelen a otros que pasan situaciones similares.

Muchas veces, los que aman a Dios son más atribulados. Pero Dios los consuela con su amor abundante; las tribulaciones que padecemos tienen significado y propósito, el reto nuestro es romper la aflicción que produce las tribulaciones por el gozo como lo dice la palabra cuando nos hallemos en diversas pruebas porque así aprenderemos a confiar más en Dios y menos en nosotros.

Leamos hoy: Salmos 34:19-20

Muchas son las aflicciones del justo, Pero de todas ellas le librará Jehová. El guarda todos sus huesos; Ni uno de ellos será quebrantado.

Por: #JulianchoMerchán

Bendiciones!