Porque es mejor que padezcáis haciendo el bien, si la voluntad de Dios así lo quiere, que haciendo el mal. 1 Pedro 3:17

#VitaminaEspiritual💊

Es verdad que la vida es injusta. Si alguien confesará esto con un «Amén» mercería llamarse ciertamente un buen Cristiano. Evidentemente a Jesús tampoco lo trataron con justicia.  Uno de sus más cercanos amigos lo traicionó. El Sanedrín, la institución religiosa con autoridad legal más grande de toda Judea y conformado por los sumos sacerdotes, los escribas y los ancianos, capturaron a Jesús en secreto y abrir en un juicio ilegal, en vez de un juicio justo. Hasta habían inventado calumnias que perjudicaban a Jesús. No hubo nada justo en el juicio y sentencia de Jesús. Jesús hizo solamente lo bueno en este mundo. Nos enseñó y reveló el amor de Dios para con nosotros. Pero Jesús fue azotado y burlado por sus enemigos.

Cada vez que pensamos que la vida es injusta, debemos pensar en Jesús y en las cosas que Él tuvo que pasar.  Pero hay una buena noticia. Pedro, quién fue testigo de todas las cosas que padeció Jesús, nos alienta diciendo:  «Pues ¿qué Gloria es, como si pecando sois abofeteados, y los soportais? Más sí haciendo lo bueno sufrís, y los soportáis, eso ciertamente es aprobado delante de Dios. Pues para esto fuisteis llamados; porque también Cristo padeció por nosotros, dejándonos ejemplo, para que sigáis sus pisadas» (1 Pedro 2: 20-21)

El hacer buenas obras y recibir perjuicio, no es justicia. Pero esto será transformado en bendición. Aquél que todo lo ve y conoce nos tiene en su Mira. Él registra todas las cosas con exactitud y nos pagará con verdadera justicia.

Leamos hoy: 1 Pedro 4:12-14

Amados, no os sorprendáis del fuego de prueba que os ha sobrevenido, como si alguna cosa extraña os aconteciese, sino gozaos por cuanto sois participantes de los padecimientos de Cristo, para que también en la revelación de su gloria os gocéis con gran alegría. Si sois vituperados por el nombre de Cristo, sois bienaventurados, porque el glorioso Espíritu de Dios reposa sobre vosotros. Ciertamente, de parte de ellos, él es blasfemado, pero por vosotros es glorificado.

Por: #JulianchoMerchán

Bendiciones!