"De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es: las cosas viejas pasaron; todas son hechas nuevas".

#Vitamina Espiritual 💊

Nuestro Dios es incomparable, no hay nada ni nadie que pueda igualarlo ni mucho menos superarlo. Solamente hay profesiones que se relacionan de una manera muy relevante con su naturaleza creadora a través de los dones y talentos que por gracia nos han sido dados, por ejemplo la escultura. Básicamente, los escultores usan dos técnicas: la soldadura, que va añadiendo metal, y el cavado, que va quitando lo innecesario.

En esta última técnica, el escultor toma un pedazo de madera o piedra, y va quitando lo innecesario, según la imagen que va creando en su mente. Pero con la soldadura, el escultor va agregando barro u otros materiales, para formar la imagen deseada. Dios utiliza las dos técnicas, para quitar el pecado en nosotros, y añadir aquello que nos falta para alcanzar la imagen de Jesucristo.

Las técnica del cavado nos causa dolor. La punta filosa del cuchillo raspa en nosotros todas nuestras pasiones carnales, nuestra obstinación, y todo aquello que le estorba. Justamente el instrumento que Dios utiliza como escultor para quitar el egoísmo de nosotros, es el desánimo. A veces, Él no permite que las cosas salgan como nosotros deseamos para que podamos ser más semejantes a Cristo. Cuando Dios clava con su martillo el desánimo en lo profundo de nuestro ser, rompe nuestro egoísmo, y asi de ésta forma acercarnos cada día más a la gran obra de arte. Dios nos creó como una nueva imagen semejante a Cristo llenando los huecos, suavizando las asperezas, soldando las partes rotas. El Espíritu Santo de Dios obra dentro de nosotros y cambia nuestro carácter.

Leamos hoy Apocalipsis 21:5
Y el que estaba sentado en el trono dijo: He aquí, yo hago nuevas todas las cosas. Y me dijo: Escribe; porque estas palabras son fieles y verdaderas. Apocalipsis 21:5

#JulianchoMerchán: ✋🏻
😇
🤚🏻