He aquí que yo les traeré sanidad y medicina; y los curaré, y les revelaré la abundancia de paz y de verdad. Jeremías 33:6

#VitaminaEspiritual💊

Antes se creía que cuando alguien moría a causa de una enfermedad era por la ira de Dios. No obstante, el desarrollo de la ciencia permitió que la gente aprendiera más sobre las enfermedades, abriendo la puerta al descubrimiento de nuevos tratamientos que salvaron la vida de millones de pacientes. Por ejemplo, hoy en día una persona con sida puede vivir más de diez años si se trata. E incluso aumentó la expectativa de vida de pacientes con leucemia y cáncer.

Los registros revelan que, cuando Pasteur desarrolló la vacuna, el zar ruso le pidió que salvara la vida de más de diez personas que sufrían de tétano y rabia, y así lo pudo hacer, excepto a dos que habían pasado el período para recibir el tratamiento. Luego, con el dinero que recibió como recompensa, fundó su propio laboratorio, pues naturalmente quería dar a conocer la cura que había descubierto.

Así mismo, Dios está intentando salvar a todo Su afligido pueblo. Por eso, mientras que los ateos piensan que todo está perdido y caen en la desesperanza, el pueblo de Dios es diferente. Buscar a Dios y escuchar Su palabra en medio del sufrimiento es prueba de que estamos vivos y que Su plan funcionó. Todo aquel que busque a Dios puede recibir una nueva vida, ya sea que haya fracasado o que tenga una enfermedad terminal, porque Él le da vida eterna, esperanza y gozo a todo aquel que clame a Él en momentos de dolor.

Leamos hoy: Éxodo 15:26

y dijo: Si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, e hicieres lo recto delante de sus ojos, y dieres oído a sus mandamientos, y guardares todos sus estatutos, ninguna enfermedad de las que envié a los egipcios te enviaré a ti; porque yo soy Jehová tu sanador.

Por: #JulianchoMerchán

Bendiciones!