Y ellos, habiéndolo oído, alzaron unánimes la voz a Dios, y dijeron: Soberano Señor, tú eres el Dios que hiciste el cielo y la tierra, el mar y todo lo que en ellos hay; Hechos 4:24

#VitaminaEspiritual💊

Dios No deja sin reprensión a los soberbios que creen ser los dueños del mundo. La destrucción de Babilonia es descrita como la vergüenza que pasa una virgen tierna y delicada. Dicho imperio se enalteció de corazón, debido a su gran poderío militar y económico.

Pero, ahora tendrá que descender del trono, porque será grandemente avergonzado y confundido, como resultado de haber pensado y haber hecho iniquidad. Dios le entregó en sus manos a Israel para castigar la desobediencia de Su pueblo, pero no por eso puede olvidarse de que es un simple instrumento divino. Dios juzgará a este pueblo soberbio, tirano, que se cree dueño del mundo, que no ha sabido tener compasión de Israel, agravando su yugo más de lo necesario.

Por tal motivo nos es necesario reconocer la Soberanía y Poder de Dios no olvidando que debemos revisar con temor y temblor como estamos utilizando la autoridad que Dios nos ha dado ya que la soberbia trae juicio.

Leamos hoy: Isaías 47:1-7

Desciende y siéntate en el polvo, virgen hija de Babilonia. Siéntate en la tierra, sin trono, hija de los caldeos; porque nunca más te llamarán tierna y delicada. Toma el molino y muele harina; descubre tus guedejas, descalza los pies, descubre las piernas, pasa los ríos. Será tu vergüenza descubierta, y tu deshonra será vista; haré retribución, y no se librará hombre alguno. Nuestro Redentor, Jehová de los ejércitos es su nombre, el Santo de Israel. Siéntate, calla, y entra en tinieblas, hija de los caldeos; porque nunca más te llamarán señora de reinos. Me enojé contra mi pueblo, profané mi heredad, y los entregué en tu mano; no les tuviste compasión; sobre el anciano agravaste mucho tu yugo. Dijiste: Para siempre seré señora; y no has pensado en esto, ni te acordaste de tu postrimería.

Por: #JulianchoMerchán

Bendiciones!