Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por los ríos, no te anegarán. Cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama arderá en ti. Porque yo Jehová, Dios tuyo, el Santo de Israel, soy tu Salvador; a Egipto he dado por tu rescate, a Etiopía y a Seba por ti. Porque a mis ojos fuiste de gran estima, fuiste honorable, y yo te amé; daré, pues, hombres por ti, y naciones por tu vida. No temas, porque yo estoy contigo; del oriente traeré tu generación, y del occidente te recogeré. Isaías 43:2-5

#VitaminaEspiritual💊

El dolor y la soledad son los principales problemas que enfrentan las personas. Los dos a menudo van de la mano porque muchas personas se lamentan de estar solos. Ambos problemas son enemigos poderosos porque aumentan nuestra incertidumbre e inseguridad y nos roban la calma que nos permite pensar fríamente para encontrar una salida a aquello que estamos atravesando. La Palabra de Dios nos dice claramente que no estamos solos. Él quiere liberarnos, consolarnos y sanarnos.

Pero cuando te encuentras con dolorosas pérdidas en tu vida, puedes perder al mismo tiempo de vista esta simple verdad. Satanás quiere que creas que estás solo. Él quiere que tú creas que nadie entiende cómo te sientes, pero es un mentiroso. Además de que Dios está contigo, muchos de tus hermanos y hermanas en Cristo entienden lo que estás experimentando mental y emocionalmente (2 Corintios 1: 3-4).

No estás solo ahora y nunca estarás solo, no importa lo que estés enfrentando, porque te acompaña un poder que es mayor a cualquier mal. Es posible que no  entiendas mucho cuando estás sufriendo y el dolor de la pérdida este desgarrando tu alma, pero conoce y guarda esta verdad: Dios te ama y tiene un buen futuro para ti. Espera en Él y confía en Él para convertir tu duelo en alegría; pues Él nunca te dejará y nunca te desamparará. (Isaías 61: 1-3).

Leamos hoy: Deuteronomio 31:8

El Señor mismo marchará al frente de ti y estará contigo; nunca te dejará ni te abandonará. No temas ni te desanimes.

Oremos:

Señor, no siempre puedo ver la verdad a través de mi dolor y soledad, pero sé que tú nunca me dejas. Ayúdame a recordar que estás cerca, y dame amistades cristianas que me animen a buscar más de Ti. Mira que te lo pido Padre en el nombre de Aquél que está sentado a tu diestra y Vive y Reina por los Siglos de los Siglos, Amén y Amén!

Biblia Promesas Digitado y Editado por: #julianchomerchán

Gracia y Paz!